domingo, 15 de marzo de 2009

Características de las posiciones


Los equipos están formados por personas con diferentes habilidades o facilidades por ciertas técnicas y dependiendo de estas cada jugador va a cumplir un papel importante en su posición en el equipo. Entre las principales posiciones podemos mencionar la del colocador, el centro, el jugador cuatro-cinco y el libero; cada uno de ellos realizan diferentes funciones.

El colocador se caracteriza por ser el que coloca o pasa la bola de madera que el atacador (persona que remata o pasa la bola de una manera eficaz para lograr un punto) pueda rematarla, este jugador por lo general siempre se encarga del segundo toque (siempre toca el balón en el segundo pase).

El centro es el jugador que se encarga del bloqueo (tratar de que el remate del enemigo no logre pasar), este se hace levantando ambas manos por encima de la red; también en esta posición se encarga de rematar hacia el lado del rival.

El jugador cuatro-cinco o rematador son los que tienen mucha habilidad rematando, o sea pasando el balón hacia el rival de una manera en que a este le cueste seguir la jugada.

A cada una de las anteriores posiciones no se le prohíbe realizar las técnicas de otras posiciones, todas pueden rematar, bloquear o colocar si la situación lo requiere. Mientras que en el caso del jugador libero si tiene algunas prohibiciones como la que no puede rematar o sacar (primera técnica que se realiza para poner la bola a jugar). Este se especializa en defender el remate, o sea es el que tiene mucha habilidad a la hora de tratar de que la bola que viene de remate no caiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada